Tipos de alfombras y moquetas

 In Alfombras y moquetas

Alfombras de tejido plano:

TAPIZ Ó KILIM: Se utilizan 2 hilos básicos: La trama y la urdimbre. La trama crea la superficie del tejido y el diseño. El tejido plano se presta más a ser mecanizado que el de nudo. Los kilims se realizan con tintes naturales y lanas y suelen ser alfombras robustas.

DHURRIES: Son alfombras de tejido plano de algodón originarias de la India. Son más delgados y suntuosos que los kilims y son más fáciles de lavar.

Alfombras y moquetas anudadas:

En este tipo de alfombras intervienen 3 tipos de hilo: la urdimbre, la trama y el nudo. Primero se atan los hilos los hilos de la urdimbre a lo largo de telar. Posteriormente, se anudan alrededor de la urdimbre y, en filas, unos trozos cortos de hilo son los que forman el pelo y quedan sujetos por los hilos de la trama. La calidad de la alfombra dependerá de la densidad del pelo y se expresa en nudos por centímetro cuadrado. En las alfombras industriales la calidad también se expresa en términos de peso del pelo.

En cuanto a diseños, originariamente se presentaban dibujos tradicionales que eran memorizados, por lo que las alfombras aportaban una atractiva irregularidad. Con el desarrollo de los talleres los diseños empezaron a grabarse en papeles cuadriculados y se ponían frente al tejedor.

El tamaño de las alfombras hechas a mano viene determinado por el tamaño del telar.

Otro tipo de alfombras anudadas se fabrican añadiendo el pelo a una base pretegida, ya sea enganchando lazos de lana o insertando mechones de hilo con una aguja.

Alfombras hechas a máquina:

Los tres tipos más extendidos de alfombras hecha a máquina son: tejida, con mechas y sin tejer.

  • Tejida:
    Se dividen en dos tipos: Axminster y Wilton, ambas extraordinariamente duraderas. Las de Axminster se elaboran de la misma manera que las alfombras de nudos, con trozos cortos de hilo tejidos a la trama y la urdimbre. Pueden usar un número infinito de colores para cada trozo de hilo, pero en la práctica se utilizan entre 8 y 12 colores. Normalmente el pedido mínimo es de 80m2. Si lo que distingue a las Axminster es la versatilidad de diseños, lo caracteriza a las Wilton es su grosor. Se elaboran tejiendo los trozos de hilo en el envés para después tirar de ellos dejando unos rizos que pueden cortarse para crear un efecto aterciopelado. La combinación de colores se limatan al uso de ocho hilos diferentes.
  • Con mechas:
    Son una opción más económica y se fabrican insertando el pelo con agujas sobre una base pretejida. Generalmente la base está hecha de yute recubierto por una capa de látex para fijar el pelo, y finalmente se añade una segunda base de arpillera. Este tipo de alfombras ofrece una amplia gama de colores y suelen contener un alto porcentaje de fibras sintéticas, siendo las compuestas por un 80% de lana y un 20% de nailon las que ofrecen un equilibrio óptimo entre comodidad, resistencia del color y durabilidad, aunque en lugares donde estén sometidas a un uso intenso o donde puedan salpicarse de agua, las alfombras hechas con fibras sintéticas son la mejor elección.
  • Sin tejer:
    Consisten en una tela semejante al fieltro pegada por uno de los lados a una base previamente tejida con hilos de fibra artificial. Suelen ser lisas aunque menos suaves al tacto que las de los nudos. Son alfombras resistentes al uso y al líquido, por lo que son generalmente utilizadas en zonas de servicio.

Nota:

La moqueta bereber no es, como suele pensarse, un método de confección, sino que se refiere en general a la apariencia moteada creada por la mezcla de lanas teñidas y sin teñir, normalmente en beige o color avena. Este tipo de moqueta pueden ser tejidas o anudadas.

Hilos y fibras

Al principio, todas las alfombras se tejían con fibras naturales, como el algodón y el lino, de origen vegetal, y otras provenían de pelo de animales como cabras, ovejas, alpacas, etc.

Lana:

La lana ha sido la base en la confección de la mayoría de alfombras durante muchos siglos. Su principal ventaja radica en su combinación de fuerza, elasticidad, calidez y poca absorción. Además repele el agua y las manchas, es un buen aislante y acepta bien los tintes.

La lana no es combustible, mientras que las fibras sintéticas sí lo son y algunas desprenden humos tóxicos al arder.

En la actualidad, los enveses de las alfombras de lana suelen estar hechos de yute o polipropileno.

Algodón:

Aunque tiende a encogerse cuando se moja, combina ligereza y flexibilidad con una fuerza considerable para su grosor.

Seda:

Comparte propiedades tanto de las fibras vegetales como de las animales. Es bastante más absorbente que otras fibras naturales y acepta bien los tintes.

Nailon:

El nailon es muy duro, resistente a la abrasión y no absorbe la humedad. Se utiliza en alfombras pensadas para lugares húmedos. Aunque es propenso a ensuciarse puede tratarse para que repela las manchas.

Poliéster:

Es una fibra fuerte, resistente al uso y se suele mezclar con lana para incrementar su fuerza.

Polipropileno:

Es duradero y fácil de limpiar. Las alfombras hechas con este material parecen toscas y de aspecto brillante.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies